Por Héctor Mejorado de la Torre

Coordinador del Taller de Historia de Tecate, A.C.

Tecate, lugar habitado por los grupos nativos desde antes de la llegada de los misioneros. La tradición oral nos dice que el nombre de Tecate proviene de la palabra tecata, vocablo que los nativos daban a la corteza del encino. En determinada época del año los indígenas de la región se trasladaban en busca de este tipo de árbol para la recolección de bellota, parte importante de su alimentación. El 16 de julio de 1769, Fray Junípero Serra fundó la misión de San Diego de Alcalá en la Alta California, los asentamientos nativos ubicados en el territorio denominado Tecate fueron parte de su jurisdicción.

Imagen

El 14 de diciembre de 1833  José Figueroa, jefe político del Territorio de la Alta California le otorgó a Juan Bandini un sitio de ganado mayor ubicado en la cañada de Tecate, al que nombró Rancho Tecate. Este colindó con la ranchería de Milquatay, rancho de Ajolojol y las sierras de sus costados laterales. Bandini utilizó el rancho para el pastoreo y cría de ganado, pero no como lugar de residencia.

Imagen

El 25 de septiembre de 1861, dos años después de la muerte de Bandini, José Mogort solicitó el Rancho Tecate, el  cual habitaba desde 1854. Con la adjudicación del rancho sus propiedades se extendieron pues para ese año ya tenía posesión de los ranchos de San Valentín y Tanamá, el primero al este y el segundo al sur del Rancho Tecate.  No sabemos qué sucedió después de la adjudicación del Rancho Tecate a José Mogort, pero el 15 de febrero de 1869 Luis G. Sosa reclamó  el terreno de Tecate y dos años después murió en un accidente.

Imagen

En marzo de 1861, el presidente Benito Juárez expidió un decreto en el cual ordenó la formación de dos colonias agrícolas en la frontera de Baja California, pero fue hasta 1876 que la demarcación de Tecate cumplió con las condiciones establecidas en el decreto. Fue entonces cuando se formó y dotó de un plano a la Colonia Agrícola de Tecate, levantado por el ingeniero Fiacro Quijano, autorizado en Tijuana el 19 de noviembre de 1876. Dicha colonia incluyó los terrenos de Tecate, San José, San Valentín, Tanamá, Cañada Verde y Nacho Güero, con una superficie total de 35,112.30  hectáreas.

Imagen
Detalle del plano anterior

La colonia no prosperó como se esperaba, posiblemente debido al levantamiento de las rancherías indígenas de las Juntas, Jacumé, Valentín, San José, Nejí y el Mezquite Pobre, inconformes por la detención de tres de los suyos a manos del Juez de Paz de Tecate para investigarlos por el plagio y muerte de un “blanco”; además de la constante inmigración de la población en busca de una mejor forma de vivir, lo que provocó el abandono de predios y la posesión ilegal de otros. Así, la tenencia de la tierra de la Colonia Agrícola de Tecate se convirtió en un problema a resolver que se incrementó a partir de 1889, año en que una nueva oleada de personas fue atraída por la noticia de placeres de oro en Tanamá.

El proceso de legalización de la tenencia de la tierra se vio consolidado en octubre de 1892, con el trazo del mapa de la Colonia de Tecate, el cual comprendió los terrenos de los valles de Tecate, San José, San Valentín, San Javier, Nacho Güero, Tanamá y Cañada Verde; beneficiando a 54 colonos, de los cuales 12 eran ya propietarios con sus respectivos títulos y 43 eran solicitantes.

Imagen

Sin embargo, es con las leyes prohibicionistas decretadas en California, E.U.A., durante la primera década del siglo XX y la llegada del ferrocarril Tijuana – Tecate, tramo que formó parte del San Diego – Arizona, que empezó a conformarse un núcleo de población. En un primer momento el caserío se concentró al este, en la intersección de la calle Libertad (hoy Ave. Miguel Hidalgo y Costilla) y calle Número Uno (hoy Presidente Emilio Portes Gil).

En 1917,  el Gobernador Esteban Cantú erigió el Municipio de Tecate, con cabecera en el poblado del mismo nombre. Fue entonces cuando le pidió al ingeniero topógrafo Luis Pavón que levantara el primer plano urbano de Tecate. El trazo comprendió de sur a norte las actuales avenidas Miguel Hidalgo y Costilla, Benito Juárez, Revolución y México; al este se encontró delimitado por la actual calle Pte. Emilio Portes Gil y al oeste por la Venustiano Carranza. Se dividió en manzanas y lotes. La manzana siete fue designada para los edificios públicos y la plaza.  Para 1921 la población asentada en Tecate era de 493 habitantes.

La experiencia duró pocos años, la población, las inversiones y la derrama económica no crecieron conforme a lo esperado, la recaudación por el cobro de impuestos no fue suficiente para mantener las finanzas municipales. Bajo este contexto, el 10 de enero de 1923 se suprimió el municipio de Tecate y se anexó como delegación al Municipio de Mexicali. Los próximos años la denominación administrativa y la jurisdicción de Tecate  sufrieron otros cambios.

Desde finales de la década de los 20´s se empezaron a establecer algunas empresas pero es hasta la década de los 40´s cuando se asentaron un mayor número de ellas, se hizo necesaria la mano de obra, en algunos casos estas empresas trajeron trabajadores con sus familias de estados como Sinaloa y Sonora a radicar a Tecate. La población se incrementó en un 16.6% esa década,  se abrieron negocios para cubrir las necesidades de alimento, vestido y servicios que demandaron los nuevos pobladores.

 El 31 de diciembre de 1953 se publicó la Ley Orgánica Municipal para el Estado de Baja California, en ella nuevamente se instaura el Municipio de Tecate, con una población de 6,162 habitantes. Actualmente el municipio cuenta con 100, 968 habitantes.

Para finalizar felicito al Archivo Histórico del Estado de Baja California por el trabajo que realiza en favor del rescate del patrimonio histórico de nuestro Estado y el ejercicio de sensibilización que efectúa en la comunidad a través de la publicación de sus calendarios y las exposiciones que de ellos se originan.

*Texto de presentación del Calendario 2012 dedicado a Tecate, publicado por el Archivo Histórico del Estado de Baja California.

Anuncios