Por Héctor Mejorado de la Torre

En el Siglo XVII los cazadores de pieles avanzaron a través de Siberia en busca de nuevas poblaciones de mamíferos, principalmente focas y nutrias. Su piel era muy apreciada para la elaboración de atuendos útiles y necesarios para cubrirse de las gélidas temperaturas.

Por las características de Siberia, la ganadería y la agricultura no eran una opción para sus pobladores, así que la actividad principal era la casa de mamíferos para aprovechar sus pieles.

Primer Viaje:

Pedro “El Garnde”, Zar de Rusia, envió una expedición en 1728, al frente Vitus Bering con la intensión de definir la extensión geográfica de su imperio.  Exploraron las costas del Océano Pacifico y descubrió la península de Kamchatka.

Segundo Viaje:

En 1741 llegan a Alaska y las Islas Aleutianas. En ellas y sus alrededores encontraron una gran cantidad de focas y nutrias, descubrimiento que los alentó para instalar unos campamentos temporales en la región.

Tendría que pasar casi medio siglo para que se constituyera la Compañía Ruso – americana que en 1799 tenían el monopolio sobre el territorio americano.

En 1805 – 1806 las condiciones climáticas fueron aún más extremas que lo acostumbrado, dejando sin abastecimiento a los cazadores asentados en los campamentos. Lo anterior complicó aún más el contacto a través de Siberia, así que buscaron abastecerse en los poblados españoles como San Francisco en California. (Para esos años la Nueva España todavía era colonia de la Corona Española, se independizan hasta 1821).

Intentan hacer un convenio comercial.

Luis Arguello, hijo del Comandante del Presidio de San Francisco José Arguello, es quien los recibe e intercambian telas y herramientas rusas por cargas de grano y otras provisiones.

La invasión de Francia a España y los acontecimientos posteriores facilitaron el avance de los rusos por América. En 1812 se obtiene el permiso para establecer una colonia Rusa en California, Con esto el Puerto de San Francisco llega a ser el centro de comercio activo, necesario e ilegal entre rusos y españoles.

La Compañía Ruso- Americana reconoció su presencia ilegal y siguió una política amistosa con los españoles, a su vez, los españoles, admitieron el aislamiento en que se encontraban y su dependencia de productos extranjeros.

Anuncios